Hay más de 148 mil pobres en Mar del Plata

Presidente argentino:

El jueves, el INDEC informó que el índice de pobreza cayó hasta el 28,6% al término del primer semestre del año, lo que representó una baja de 1,7 punto porcentual ante el 30,3% del período julio-diciembre de 2016, e implica 600.000 pobres menos. Los datos para ese segmento muestran una leve reducción de 0,3 puntos en la pobreza frente al semestre anterior y un incremento de 1,0 puntos en la indigencia.

A pesar de la insistencia del Gobierno de Mauricio Macri sobre una supuesta reactivación de la económica, los cierto es que la brecha entre ricos y pobres se ensancha cada vez más en nuestro país. Sin embargo, el Presidente puede exhibir a sus votantes que, al menos, ha empezado a bajar tras un 2016 muy complicado. En agosto de 2016, la industria sufría una caída acumulada de 4,2% en los ocho meses iniciales del año.

Días atrás se habían conocido las mediciones de desempleo aunque se redujo en 6 décimas a nivel nacional (8,7), creció en el Gran La Plata del 6,9 al 10,2 % en comparación interanual del segundo trimestre de 2017 con el del año pasado. Ahora, se toman medidas para que la baja de la pobreza sea un hecho.

La medición había sido interrumpida en 2013 durante la segunda presidenciaáde Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

"No me gusta la definición de que todas las personas que tienen un subsidio son vagas". Para el Gobierno, en todo caso, las estadísticas refuerzan su discurso de que la economía mejora poco a poco y son por eso la mejor campaña electoral.

En este sentido consideramos que el Indec y la Provincia deben una explicación a los cordobeses, sobre la danza de números en torno a la pobreza local.

Para los investigadores del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) Eduardo Donza y Agustín Salvia, la pobreza estructural en la Argentina "requiere de políticas de Estado y de acuerdos" que impulsen el desarrollo y que "trasciendan los ciclos políticos". Más de dos millones de personas se mantuvieron por debajo de la línea de indigencia, es decir que no llegan a cubrir una canasta básica de alimentos.

"Con los valores arrojados del primer semestre, es posible afirmar que estamos en los niveles alcanzados entre 2011 y 2012, según los centros de estudios privados que basaron sus estudios con los valores de inflación no oficiales de ese momento".

Noticias relacionadas: