El Gobierno se reunió con la CGT para analizar el blanqueo laboral

Desde la CGT advierten que no van a permitir una reforma laboral

Esas cuestiones ya habían sido abordadas en la anterior reunión del Gobierno con la CGT, que tuvo lugar en la sede de UPCN, donde ambas partes decidieron bajarle el tono al conflicto y considerar que no es momento para un segundo paro contra las políticas económicas del presidente Mauricio Macri. Pero dos tópicos puntuales mostraron lo contrario: un proyecto de ley para propender al blanqueo de trabajadores informales, sin costo alguno para sus empleadores, y el relanzamiento de un sistema de pasantías bajo la nueva denominación de "prácticas formativas".

Ayer se reunieron en el Ministerio de Trabajo con la cúpula sindical de la CGT para conseguir el respaldo definitivo para avanzar sobre la reforma y modificar el mercado laboral a favor de los empresarios.

Con las medidas de fuerza descartadas por completo, la reunión contó con los triunviros Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, los "independientes" Andrés Rodríguez y José Luis Lingeri (gremialistas con historial oficialista) y el metalúrgico Francisco Gutiérrez. Todo previsible a tenor de los comentarios posteriores al cónclave.

Además, Triaca no descartó que el gobierno avance en una reforma laboral para después de las elecciones. El gremialista destacó que coincidieron en "la creación de una veeduría de supervisión de los sindicatos que aun hoy en día están intervenidos para su futura normalización lo antes posible".

"No hay una reforma laboral, hay temas que podemos congeniar en una agenda común, y que estamos avanzando". El propio Triaca aseguró que junto a los dirigentes sindicales "venimos dialogando en temas como el blanqueo laboral o la formación profesional".

Explicó que uno de los objetivos de la central obrera es que "el trabajo precario, sin aportes, que no tiene estabilidad, se convierta en trabajo formal", aunque aclaró que "por ahora son sólo títulos".

Noticias relacionadas: