EU aprueba sanciones contra Rusia, Irán y Norcorea

Finlandia podría ser un ejemplo a la hora de las relaciones con Rusia según los expertos

Su presidente, Wolfgang Büchele, criticó que detrás de las medidas existen intereses empresariales estadounidenses. A continuación, les resumimos qué ha ocurrido y qué consecuencias podría tener.

Anteriormente, la iniciativa de los legisladores estadounidenses fue aprobada por la Cámara Baja del Congreso con 419 votos a favor.

Ahora el proyecto de ley pasará al presidente Donald Trump, quien se espera lo promulgue a pesar de que incluye cláusulas que le prohíben aliviar las sanciones a Moscú sin antes haber obtenido un permiso del Congreso.

¿Qué sanciones planea introducir Washington?

En Washington "no entienden que los métodos de presión contra Rusia no funcionan y aún menos no se logrará mejorar las relaciones a través de las sanciones", añade. Las medidas afectarán también a quienes EE.UU. ha acusado de interferir en las elecciones presidenciales del año pasado.

El proyecto, que aún debe ser discutido y aprobado en el Senado estadunidense, deja la puerta abierta a sanciones contra las compañías europeas por colaborar con las rusas en el sector energético. Un uso extraterritorial de las sanciones económicas es cuestionable a nivel del derecho internacional, declaró Büchele.

Es decir, estará obligado a adoptar una posición dura con Rusia o bien, a rechazar la legislación haciendo enojar a su propio partido. Entre otras medidas, las autoridades comunitarias estudian limitar el acceso de varias empresas estadounidenses a los préstamos de bancos europeos.

El presidente ruso, Vladimir Putin dijo que Rusia responderá ante las sanciones que aprobó Washington contra su nación y además aseguró que está creciendo una "histeria antirrusa".

¿Cómo ha reaccionado EE.UU.?

El embajador estadounidense en Rusia, John Tefft, expresó su "fuerte decepción y protesta" por la decisión de Moscú de expulsar a los diplomáticos estadounidenses, según una declaración a CNN de la embajada estadounidense en Moscú.

Para el Kremlin, las nuevas penalidades son una prueba de "rusofobia".

Sin embargo, "durante mucho tiempo han estado tratando constantemente de provocarnos", ha constatado Putin, quien ha citado como ejemplos la expulsión de diplomáticos rusos de EE.UU. o el caso de los dos inmuebles propiedad de la Embajada rusa en EE.UU. precintados en 2016.

Noticias relacionadas: