Hambre aumenta en el mundo: FAO

Hambre aumenta en el mundo: FAO

La tendencia se ha invertido.

La cantidad de personas que sufren hambre en el mundo se ha incrementado desde 2015, alertó hoy el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

No por gusto Graziano da Silva reveló un dato estremecedor: el 60 por ciento de los que sufren hambre, viven en países donde existen conflictos armados, ya sean autóctonos o importados por intereses geopolíticos o económicos, o ambos a la vez.

Además, la FAO clasificó a 19 países en situación de crisis prolongada (por sequías e inundaciones).

Existe un alto riesgo de hambruna en el noreste de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, con 20 millones de personas "gravemente afectadas", subrayando que la verificada en estos países es una de las peores crisis alimentarias desde la Segunda Guerra Mundial, lo que, por lo tanto, "significa que no podemos resignarnos, sino renovar y multiplicar los esfuerzos", precisó el titular de la FAO.

Fue el presidente irlandés Higgins quien dijo, hace dos años, que el hambre mundial es el gran fracaso de la vida contemporánea. "Las personas rurales vulnerables, especialmente los jóvenes y las mujeres, no pueden dejarse atrás".

Sostuvo que la buena voluntad no basta para asegurar a todos "el pan cotidiano" y constató que los continuos objetivos propuestos para la lucha contra el hambre "son aún lejanos", entre otras cosas por la falta de una "cultura de la solidaridad".

"De hecho, tales objetivos exigen considerar cada día que el derecho de toda persona a ser liberada de la pobreza y del hambre depende del deber de la entera familia humana de salir concretamente en socorro de cuantos están en la necesidad", insistió.

También dijo que "el hambre y la malnutrición no son solamente fenómenos naturales o estructurales de determinadas áreas geográficas, sino son más bien el resultado de una compleja condición de subdesarrollo, causada por la inercia de muchos y por el egoísmo de pocos".

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, pronunciará el discurso inaugural del encuentro en cuya sesión de apertura intervendrán también el director general de la organización, José Graziano Da Silva, y el secretario de Estado Vaticano, Cardenal Pietro Parolín.

Noticias relacionadas: