Rosario es de Central, que le puso otro freno a Newell's

Pero el Pollo Herrera selló el 3-1 y de la locura de la celebración a la locura del descontrol de los hinchas, que antes había arrancado con empujones de los jugadores. Para colmo, sobre los 31′, Gustavo Colman sacó un centro desde el vértice del área y Ruben, con su estirpe goleadora, puso el 2-0 con dedicatoria a la memoria de su abuelo fallecido una semana atrás.

Con paciencia y precisión, Central volvió golpear a la media hora de juego. Por eso el impacto que consiguió Central en el clásico amenaza con ser mucho más que un simple tropezón para un Newell's que estaba prendido en la pelea por el título y quería meterle presión a Boca. Fue por intermedio de una excelente combinación entre Washington Camacho y Federico Carrizo que culminó con un disparo rasante del ex Boca de zurda.

Goles en el primer tiempo: 9m Carrizo (RC) y 31m Ruben (RC).

¡En cada pelota dividida la gana Central, siempre, siempre es así, ¿estamos?!

Para el equipo rojinegro descontó Mauro Formica a dos minutos del cierre cuando Central ya jugaba con un hombre menos por la expulsión de José Leguizamón. Hubo incidentes en el final y un juez de línea recibió un proyectil. El delantero definió ante la pasividad de Pocrnjic y de los defensores leprosos para desatar una locura que del campo de juego pasó a las tribunas. La Lepra apenas tuvo un intento aislado con Scocco, que intentó definir de chilena antes de finalizar el primer tiempo.

Además, el entrenador de la Lepra se vio obligado a realizar un cambio por una lesión de Facundo Quignón, que fue reemplazado por Jacobo Mansilla. Herrera por Ruben (RC), Figueroa por Sills (N), Fértoli por Paz (N) y Lovera por Carrizo (RC); y Martínez por Gutiérrez (RC).

El segundo tiempo se planchó en intensidad, porque Rosario Central apeló a bajar el ritmo para poder administrar la diferencia y Newell's no tenía rebeldía para romper el esquema.

Noticias relacionadas: