General Motors afirma que Venezuela confiscó ilegalmente planta indusrial

Venezuela confisca una planta de ensamble de autos de General Motors en Valencia

"Ayer, la planta de GMV fue inesperadamente tomada por las autoridades públicas, evitando las operaciones normales".

La ensambladora General Motors de Venezuela (GMV) anunció que cesará sus operaciones en el país caribeño como consecuencia de un embargo judicial, que calificó de "ilegal", y aseguró que liquidará a la totalidad de los trabajadores de acuerdo a la regulación venezolana.

La confirmación la hizo la empresa automotriz el miércoles, luego de que las autoridades venezolanas tomaran la fábrica e impidieran la operación, indicó el portavoz de GM en Brasil, Julia Bastos. Agregó que las autoridades sacaron activos, incluidos coches, de las instalaciones de la empresa.

En medio de la crisis económica y social en la que está inmersa Venezuela, la empresa General Motors denunció que el gobierno chavista confiscó "ilegalmente" una planta de esta empresa.

Asimismo, señaló que el Gobierno del país también ha entrado en otros centros de la corporación y se ha incautado de otros activos de la firma, entre los que se encuentran vehículos, que han sido "retirados ilegalmente de sus instalaciones".

La compañía dijo que la incautación causará un daño irreparable a la empresa, sus 2.678 trabajadores, sus 79 concesionarios y proveedores.

GMV rechazó esta arbitraria medida. Mientras tanto, sus concesionarios continuará brindando servicios de posventa y repuestos para todos sus clientes.

Informó que ejercerá las acciones legales dentro y fuera de Venezuela en contra de la misma, y ejercerá vigorosamente todas las acciones legales dentro y fuera de Venezuela en contra de la misma. La Compañía confía en que en el tiempo prevalecerá la justicia y regresará para continuar liderando el mercado venezolano.

Noticias relacionadas: